Follow by Email

viernes, 18 de diciembre de 2015

Corrosión galvánica

El amantillo del tangón ahora
 en el palo.
Hoy en un rato antes de comer me he metido con algo de bricolaje. He colocado un clamcleat en el palo para el amantillo del tangón, que hasta ahora iba reenviado a un stoper en el piano, lo que creo que no es necesario porque para aparejar el tangón ya tienes que ir al palo y ya allí, es más cómodo izarlo y morder el amantillo en el palo.
El stoper del piano me lo guardo para el segundo rizo o para la driza del espi.













De paso, y con el taladro en la mano, he quitado el pinzote del tangón que presentaba signos de corrosión galvánica. 
La corrosión galvánica es un proceso electroquímico en el que los iones del metal menos noble (en este caso el aluminio del palo) que hace de ánodo, se desplazan hacia el metal más noble (el acero inoxidable del pinzote) que hace de cátodo. Traduciendo: el pinzote de acero "se come" la superficie del palo sobre la que se encuentra.
Un montón de restos de corrosión entre el pinzote y el palo.
¡Y valla si se lo ha comido! Quitado el pinzote y limpiado los residuos de la corrosión he visto un buen agujero, además de pérdida de sección, aunque no mucha, en toda la superficie del pinzote, los agujeros de los remaches agrandados que sujetarán poco el nuevo remache.

El palo ha perdido sección y se ha ganado algún agujero de más.
De momento he colocado de nuevo el pinzote, con remaches de acero inoxidable y una lámina impermeable de fibras, de las que se usan en construcción para las cubiertas, para desvincularlo del palo. En el futuro habrá que colocar una chapa de aluminio de refuerzo en el palo o tal vez un refuerzo de fibra de carbono. Consultaremos con algún experto. Otro día.
Así a quedado, no es que esté más seguro, pero por
lo menos he parado la corrosión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario