Follow by Email

domingo, 15 de junio de 2014

Maniobras con el bote

Este sábado, salimos por la tarde, a las 17:30 y fondeamos en la playa de Pedreña, hacía viento W fresco, pero suave. Como no hacía muy bueno, hemos dedicado la tarde a hacer algunos bricolajes, he colocado un soporte en el  púlpito de popa para la herradura salvavidas y he dado la vuelta a la driza del génova, pero la verdad, está para cambiar.



También hemos ensayado las maniobras con el bote, sobre todo a subirlo y bajarlo, porque el otro día, estando el barco ya amarrado en el pantalán, fue muy dificultoso sacarlo del agua, arrastrarlo por el finger sin pincharlo y subirlo a la proa boca abajo.

Para fondear, es necesario acceder al pozo del ancla, por lo que es necesario bajar el bote al agua. Para ello es mejor hacerlo con el barco sin amarrar, en lugar de en el puerto, con un finger a un costado y el barco vecino al otro.

Alguna de estas dificultades me olía ya este invierno y coloqué una polea para el espí en el palo, en el que ya estaba preparado el cáncamo al efecto y dejé pasada una guía. Antes de ayer compré 25m de driza (sobran 5m). No tengo espí, pero ya tengo grúa.

CONCLUSIÓN: Las maniobras para arriar/izar el bote son las siguientes.
1. Parar el barco en aguas libres.
2. Largar una de las escotas del génova (la de la banda por la que vas a izar el bote)
3. Pasar el bote, que va a remolque, a la proa.
4. Atarlo a las bitas de proa en largo (más que la eslora del bote porque si no, luego no se puede elevar)
5. Enganchar la driza del espí al cáncamo de proa del bote.
6. Izarlo a mano, mientras otro tripulante en el piano, va recuperando driza, hasta dejarlo de pié, apoyado en los flotadores de popa del bote.
7. Colocar los flotadores de proa a la altura del palo y largar driza del espí hasta que se pose el bote en la proa.
8. Dejar la  driza enganchada para luego en puerto, volver a izar la proa del bote para poder endulzar la cadena del ancla con la manguera.

Luego comprobamos que se puede acceder al pozo del ancla, simplemente elevando con la driza la proa del bote, así que realmente, no hay que bajarlo del barco para fondear.

Cuando estábamos izando el bote, con el motor en punto muerto y derivando con la marea bajando, casi comprobamos de que material está hecha la boya nº4, como podéis ver en el trazado.


Aprovecho para enseñaros la escollera de protección del canal de Pedreña, está construida para que se mantenga la curva de la canal y no este no se ciegue con arena o cambie de lugar, tiene una señal verde en su extremo, para dejarla por estribor cuando se entra. Casi siempre hay pescadores con cañas en la punta. Al sur de la misma, solemos fondear cuando lo permite la marea, ya que esta escollera te protege de la ola de nordeste. Lo que pasa es que los últimos 100m de la escollera, con mareas vivas, en alta mar, queda totalmente sumergida, excepto la señal verde.

La escollera queda totalmente sumergida en la pleamar (solo aflora la señal verde).

 Lleva una hora bajando la marea y ya asoma toda la longitud de la escollera.

Bueno, pues todos los años (ya hemos visto tres), alguno se come la escollera, pasando por encima de ella en pleamar, se chocan contra las piedras y a veces, se quedan subidos encima de ellas. Más de uno se habrá ganado una buena vía de agua, o dejado las colas de los motores.

Entramos en Puertochico a las 22:00, casi de noche, después de cenar en el barco. 

Hasta luego!

No hay comentarios:

Publicar un comentario