Follow by Email

lunes, 29 de septiembre de 2014

Invernaje

Bueno, parece que se acabó lo que se daba. Aunque aún saldrán buenos días, ya no serán lo mismo. Hay que empezar a pensar en el invierno, recoger y reparar el barco de los daños, el uso y el desgaste que ha sufrido durante el verano.

De momento, nos hemos llevado el bote a la casa que tienen mis padres en el pueblo. Ha estado todo el verano en la proa. Lo dejaba boca arriba porque era más fácil izarlo desde el agua y encajarlo entre los candeleros, se llenaba de agua cuando llovía y de vez en cuando había que achicarlo con una esponja. La verdad es que ha prestado un gran servicio. Gracias al bote, hemos podido desembarcar en las playas, en los arenales, en Mouro, en la Campanuca... Todavía quedan muchas expediciones pendientes así que hay que cuidarlo para que dure muchos años. 
Lo deshinchamos, lo plegamos y lo metimos en el maletero del coche.

Al pasar junto a los arcos del malecón de Puertochico, con la marea baja, vimos una estrella de mar adherida a una de las paredes.






Ya tierra adentro, a 42km del mar, en el jardín, volví a hinchar el bote sin mucha presión de aire, lo limpié con la manguera, lo dejé secar y lo he guardado en el cuarto de la caldera, apoyado contra la pared.


Queda una larga lista de cosas pendientes para este invierno, a saber:

- Barnizar con LASUR los cuarteles y la caña de madera.
- Limpiar el barco por dentro, lavar las toallas, tirar la comida caducada y las cosas inútiles.
- En otoño, sacar del agua el motor, limpiarlo y pintar la cola con patente específica.
- En primavera, volver a sacar el motor y llevarlo a que le cambien el aceite, le regulen el ralentí y lo revisen.
- En primavera, sacar el barco del agua (lo haré coincidir con lo del motor), limpiarle los fondos, darle patente a la obra viva y pasar la inspección ITE que le toca en 2015.
- Durante el invierno quitar el génova y la mayor.
- Arreglar la mayor que está muy vieja y llena de parches.
- Bajar el palo y volver a colocar un cáncamo para la driza del espí, que se rompió al usar la driza para izar el bote. Colocar también una mordaza en la base del palo. Colocar el reflector de radar por encima de las crucetas y atarlo con bridas.
- Volver a traer el bote.
- Volver a colocar las velas.

Como lista provisional, no está mal. Poco a poco, tampoco hay que hacerlo todo a la vez. Ya os iré contando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario